top of page
Search

¿SERÁ QUE MANDA UNA GERENTOCRACIA EN NUESTRO PAÍS?

Updated: Feb 9, 2022

14 de diciembre de 2021


Admiro a los Rolling Stones. Me maravilla como Mick Jagger, a los 78 años, aún conserva la voz y sigue saltando como un canguro durante los conciertos de los Stones, y como Keith Richard, que en solo unos días está al cumplir la misma edad de Mick, irradia una energía descomunal y sus dedos se mueven sobre las cuerdas de su guitarra con la misma agilidad y maestría de siempre. ¿Y qué me dicen de Clint Eastwood a sus 91 años y Morgan Freeman que ya cumplió 78? ¡Tremendos actores que han adaptado su maravilloso talento al invierno de sus vidas! Hay estrellas que no se opacan con el tiempo. Caramba, según los astrónomos, el sol tiene 4,500,000,000 años. Y por allá arriba continúa brillando el Astro Rey. ¿Pero será que no es lo mismo ser un rock star, una leyenda de Hollywood, o como el mismo sol, ser un político nacional en un país tan dinámico como Estados Unidos? He aquí las edades de algunos de nuestros políticos: Joe Biden, 79 años; Donald Trump, 75 años; Bernie Sanders, 80 años; Nancy Pelosi, 81 años; Mitch Mc Connell, 79 años. Pudiera continuar la lista con nombres de demócratas y republicanos ya bastante entrados en la tercera edad que tienen enorme poder e influencia en la política estadounidense. Pero pienso que la lista de cinco que he mencionado es bastante representativa. Ninguno de los cinco ha anunciado sus intenciones de retirarse de la política. Por ejemplo, el presidente Biden ya anunció que aspirará a la re-elección. Y el ex presidente Trump continúa emitiendo señales de que quiere ir a la revancha con Biden en el 2024. De cada uno de los cinco en mi lista, pero sobre todo de Joe Biden y Donald Trump, se ha dicho que hace tiempo pasaron su mejor estado físico y mental. Es más, les han dicho cosas peores: Que están seniles, que son unos viejos decrépitos, que sufren de un narcisismo acentuado por la chochera. Aclaro que no soy yo el que dice eso. Pienso que eso de diagnosticar las habilidades cognitivas y el estado de salud general de una persona es cuestión de médicos especializados y que cualquier diagnóstico no debe ser desde la distancia. Yo solo me refiero por acá a lo que escucho. Sí señalo que es llamativo que en nuestro país haya tantos políticos nacionales de avanzada edad. Parecería que la política estadounidense la controla una suerte de consejo de ancianos, como los que había en algunos pueblos originarios. Quizás este tema de nuestros políticos septuagenarios y octogenarios es más bien para que lo analicen los antropólogos. Sea como fuere, les incluyo al final un artículo de la publicación The Hill, en que se plantea la interrogante sobre si debe haber una edad tope para la presidencia (y para cualquier cargo público, agregaría yo) al igual que ya hay una edad mínima para poder aspira a la Casa Blanca, 35 años.

El artículo está en inglés. Lo pueden traducir, si es necesario, en Google.



Abajo pueden compartir este articulo

227 views

Recent Posts

See All
bottom of page