Search

LA BOFETADA QUE DIO LA VUELTA AL MUNDO

Lunes 28 de marzo del 2022


He visto algunas películas de Will Smith. Me han gustado.

Conozco el trabajo en la pantalla grande de Chris Rock. Me he reído mucho con sus personajes.

Tengo que confesar que no sé mucho de lo que ha hecho Jada Pinkett Smith como actriz. Pero me parece una mujer bella y de porte elegante.

No tenía nada contra ninguno de los tres, antes del grotesco espectáculo que protagonizaron en la presentación de los Oscars.

Ahora pienso que los tres, más allá de sí tienen talento o no, se portaron muy mal.


No sé si en realidad la bronca en la presentación de los Oscars fue un ardid para generar publicidad. Pienso que los tres involucrados son unos narcisistas con una sed insaciable de ser centro de la atención. Aclaro que no creo que eso sea de por si terrible en el mundo del espectáculo.

Pero así haya sido de mentiritas o de verdad, quedaron mal los tres.

Hay chistes verdaderamente cómicos y hay chistes de mal gusto.

Es cruel burlarse de una mujer con la cabeza rapada o afeitada. Uno no sabe si esa mujer sufre de alguna enfermedad, quizás el cáncer. En el caso de Jada Pínkett Smith, ella sufre de alopecia, pérdida del cabello. Uno pensaría que Chris Rock tendría que estar enterado de ello. Jada Pínkett Smith habla incesantemente en público de los más íntimos detalles de su vida personal y desde hace tiempo viene gritando al mundo la angustia que le ha causado perder su cabellera.


Y si Chris Rock no estaba enterado de lo molesta y triste que se siente Jada Pinkett Smith por los estragos de la alopecia, pues de todas maneras incurrió en una falta de respeto con su chiste. Repito, cuando uno ve a una mujer con la cabeza rapada o afeitada, existe una gran posibilidad de que sufre de alguna enfermedad. Y en la primera enfermedad en que uno piensa es el cáncer y que esa mujer padece los efectos de la quimioterapia. No son nada graciosos el cáncer ni la quimioterapia.

Mientras tanto, no entiendo la reacción de Will Smith. Primero le rio el chiste a Chris Rock. Entonces, cuando se dio cuenta de que su mujer Jada se disgustó, se levantó de su silla, subió al escenario, abofeteó a Chris Rock, regresó a su butaca y comenzó a gritar obscenidades.


¡Que papelazo!

Los guardias se seguridad debieron haber sacado a Will Smith del teatro. La policía lo debió haber arrestado, aunque Chris Rock se negara a formular cargos. Esta fue una agresión en público, en un evento transmitido al mundo entero.

A mi me parece estúpido eso de uno estar guiándose por el comportamiento de las celebridades. Pero, lamentablemente sí hay mucha gente ingenua que coloca a las llamadas estrellas del mundo del espectáculo en un pedestal.

No puede ser un buen ejemplo, sobre todo para la gente joven, que alguien suba a un escenario en un teatro para propinar una bofetada a alguien que está frente al público y luego se ponga a estar gritando malas palabras.



Si a Will Smith le ofendió tanto lo que dijo Chris Rock sobre su esposa, debió haber esperado a que estuvieran solos y exigir una disculpa.

Por cierto, lo de la bofetada me pareció -a ver, ¿cómo digo esto?- poco varonil. No abogo por la violencia, pero si Will Smith quería hacerse el macho defensor del honor de su esposa, ya que iba a optar por la agresión, debió haber propinado el golpe con el puño cerrado.

Uno de los papeles que interpretó -y lo hizo bien- Will Smith en el cine fue el de Muhammad Ali. Supongo que le habrán enseñado algo de boxeo. Uno no se imagina a Alí lanzando bofetadas con la mano abierta a Sonny Liston, Joe Frazier o George Foreman.

Pero, reitero que no creo que la violencia es la mejor manera de responder a las ofensas.

En cuanto a Jada Pinkett Smith, me parece que debió haber tratado de calmar a su marido.

Tienen un matrimonio pintoresco, Will y Jada. Ella abiertamente habla de los cuernos que le ha puesto a él. Y Will aparentemente es muy tolerante con ella. Pero eso es asunto de ellos.

El problema acá ha sido este escándalo público en la presentación de los Oscars.

A mi me gustaba más cuando en esas presentaciones se cuidaba la elegancia y los buenos modales.

No me imagino a estrellas del pasado como Humphrey Bogart, Katherine Hepburn y ni siquiera el revoltoso Errol Flynn involucrados en una bronca como la que vimos el pasado domingo.

Y ya que los tres protagonistas de la bronca del pasado domingo son afro americanos, pues tengo que decir que tampoco me imagino a Sidney Poitier, Cicely Tyson o James Earl Jones metidos en una trifulca pública.

La dignidad, los modales, el respeto, la clase, nada tienen que ver con el color de la piel.

No dudo del talento de Will Smith, Jada Pinkett Smith y Chris Rock. No los voy a ´´cancelar.´´ No dejaré de ver las películas de Will Smith y Chris Rock y me propongo averiguar más del trabajo de Jada Pinkett Smith.

Pero la verdad es que los tres no se hicieron ningún favor con esa bronca en la presentación de los Oscars.


Aabajo pueden compartir este articulo.




271 views

Recent Posts

See All