CRONICA DE UNA PANDEMIA ANUNCIADA

Updated: May 22

Es de tarde el jueves 2 de abril que comienzo este blog. Regresaré aqui cuando pueda, para compartir lo que veo, lo que escucho, lo que pienso. Este es mi primer ´´posting´´


Me cuenta mucha gente a través de las redes sociales que el portal del Departamento Estatal de Florida es un desastre. Me dicen que tratan de solicitar ayuda por desempleo y que no pueden entrar a la página. Yo traté de entrar, por curiosidad. No pude. Esta mañana le pregunté al senador estatal Jose Javier Rodríguez si no es posible solicitar la ayuda de las empresas del sector privado que tienen que ver con tecnología de las redes. Empresas como Microsoft, IBM, Apple. Que llamen a Bill Gates, le dije. Me contestó que indagaría.

Yo llevo décadas en el periodismo. Me ha tocado cubrir guerras, desastres naturales, accidentes de aviación, todo tipo de calamidades. Pero no he visto nada como esta pandemia. El daño a la sanidad y a la economía de Estados Unidos y de gran parte del mundo ya es monstruoso. Y todavía no hemos llegado al pico del contagio. Esta mañana leía que aquí en el sur de Florida, donde vivo, lo peor ocurrirá a finales de abril y principios de mayo. Espero que se las autoridades locales estén haciendo los preparativos. El inicio de la pandemia nos agarró a todos desprevenidos. Pero el pico del contagio es guerra avisada: finales de abril, principios de mayo.

Algo bueno debe de salir de esta pesadilla que estamos atravesando. Ojalá que cambie el tono de la política aquí en el sur de Florida y en las campañas a cargos públicos tengamos menos fango y guerra sucia y más inteligencia y propuestas que solucionen los graves problemas que tenemos desde hace tiempo y que se van a complicar debido a la pandemia. Desde que vivo en Miami, casi todas las campañas políticas locales han estado basadas en asquerosos y groseros ataques personales y en promesas de castillitos en las nubes, proyectos que nunca llegan a convertirse en soluciones reales. Tengo la esperanza de que habrá un antes y después de esta pandemia, con sus terribles consecuencias económicas, en cuanto se refiere a la política local.

Estoy encerrado desde hace más de diez días. Tengo la suerte de poder trabajar desde mi jaula, perdón, mi casa. Es un pequeño sacrificio, sobre todo comparado con el enorme servicio humanitario y el peligro que corre tanta gente valiosa que está en la zona de combate contra el Covid-19, sobre todo los profesionales de la salud. Leo, hago ejercicios, escribo, veo televisión, escucho música, trato de mantenerme entretenido. Pero no dejo de sentirme como tigre enjaulado. Por cierto, comencé a ver la nueva serie de Netflix Tiger King, que ha hecho sensación, pero no conmigo. Me aburrí después del tercer capítulo. No sé ustedes, pero me harté muy pronto de los personajes. Me parecen una horda de narcisistas antipáticos y de pésima higiene personal. Tengo la impresión de que los tigres huelen mejor que sus amos. Por otra parte, me cayeron bien los tigres y demás animales enjaulados. Me identifico con ellos.

Por otra parte en este portal, voy a comenzar un blog en inglés. Yo comencé de periodista trabajando en medios de habla inglesa. Mis jefes me decían que lo hacía bien. Pero eso fue hace décadas. Temo que a lo mejor se me ha olvidado mucho del inglés. I feel I´ve become rusty. But I´ll give it a shot. El tiempo me sobra.


45 views
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com