Search

CAYÓ ANDREW CUOMO

Updated: Feb 9

Martes 10 de agosto de 2021


Con el permiso de Gabriel García Márquez, esta es una Crónica De Una Renuncia Anunciada.

Era inevitable la renuncia de Andrew Cuomo. Si no renunciaba, lo iban a destituir en un juicio político. Le pedían la cabeza prácticamente todos los políticos importantes de ambos partidos en su estado, y ni hablar de que hasta el presidente Joe Biden y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, los dos demócratas más poderosos del país, le habían dicho que tenía que irse.

Son graves las acusaciones de acoso sexual contra Cuomo que han hecho 11 mujeres. Todavía es muy posible que Cuomo tendrá que enfrentar cargos criminales. La renuncia no pone freno a investigaciones por cinco fiscalías en ciudades donde supuestamente ocurrió el acoso. A la vez, hay una investigación por la fiscalía federal en Brooklyn sobre si Cuomo manipulo cifras sobre la pandemia y ocultó el número de muertes que estaban ocurriendo en los centros de cuidados de ancianos en el estado de Nueva York. Y es muy posible también que la legislatura estatal continúe investigando si Cuomo usó recursos estatales para escribir un libro sobre su manejo de la pandemia, por el cual recibió un adelanto de más de cinco millones de dólares de una importante casa editorial, y si favoreció a familiares y amigos al principio de la pandemia, cuando era difícil obtener los tests y las vacunas contra el Covid-19. La legislatura estatal de Nueva York también investiga la supuesta manipulación de datos sobre la pandemia. Andrew Cuomo no se ha quitado de encima todos sus problemas. Lo peor de todo, por supuesto, es que le va a ser difícil -por no decir imposible- a Cuomo recuperar su reputación. Y su ambiciosa carrera política ha terminado desastrosamente.

Hubo un tiempo en que se decía que Andrew Cuomo podría lograr el sueño que no pudo alcanzar su padre, el ex gobernador de Nueva York Mario Cuomo. Andrew ya no llegará a despachar desde la Oficina Oval de la Casa Blanca, como el primer presidente italoamericano en la historia de Estados Unidos. Hubo un tiempo en que se decía que el matrimonio de Andrew Cuomo con Kerry Kennedy, hija del finado senador Robert Kennedy, era la maravillosa fusión de dos legendarias dinastías políticas. Pero el matrimonio de Andrew y Kerry naufragó y el divorcio fue como una pelea de perros. Ahora, al renunciar, Cuomo públicamente se disculpa con sus tres hijas por el escándalo en que se metió, a la vez que les jura que nunca fue su intención que las mujeres que lo acusan se sintieran acosadas. Niega el acoso, Cuomo. Se trata de malentendidos, insiste. Es que él es un hombre cariñoso, dado al abrazo y el beso, lo mismo con hombres y mujeres, jura Cuomo. Esto es como una tragedia griega. Se dice que una de las razones por las cuales ningún político de importancia defendió a Cuomo es porque el próximamente exgobernador es un hombre de mal carácter, dado a los gritos, las amenazas, la humillación y la intimidación no con su entorno laboral sino también con otros políticos de ambos partidos con quienes tenía que lidiar. En vez de cultivar amigos y aliados, parece que Cuomo cosechó una descomunal cuota de enemigos entre sus subalternos y sus colegas. El hecho es que se va Cuomo y en dos semanas será sucedido por una mujer, la vice gobernadora Kathy Hochul, quien será la primera mujer en la historia que gobierne el estado de Nueva York.

Un poco irónico eso. El acusado de acoso a mujeres, sustituido por una mujer.

Quedará más o menos defendiendo la marca Cuomo, el hermano menor del saliente gobernador, Chris Cuomo, presentador del programa de más sintonía en la cadena Cnn. Curiosamente, Chris Cuomo comenzó unas vacaciones hoy martes, el mismo día en que su hermano mayor anunció su renuncia.


Cosas veredes, Mío Cid. Una última pincelada. No es que yo estuviera o no de acuerdo con el papá de Andrew Cuomo. Pero a mi me caía bien Mario Cuomo. Siendo gobernador Mario Cuomo tenía un programa radial en que hablaba con el público. Era genial. Yo no me perdía el programa cuando estaba de paso por Nueva York.

Menos mal que Mario, quien ya no está con nosotros, no tuvo que enterarse de los líos de su hijo mayor.

Abajo pueden compartir este articulo.

136 views

Recent Posts

See All